lunes, 21 de septiembre de 2009

Optimum initium veris!!!

Salve carissimi!!

Hodie in Argentina est initium veris, et, cum Horatius dixit, solvitus fuit acris hiems.
Est quoque dies discipulorum omnium... Omnes qui student merentur laudem...
Per ha pagina ego salutatura sum omnes qui legent blogem meum (si sint in Europa, tunc, felix initium autumni...)

Eamus omnes quatire alterno pede terram cum Nymphis Gratiisque decentibus!!!

Ecce dunum:

viernes, 18 de septiembre de 2009

Poema de Gilgamesh - Tablilla X, II-III



Hoy voy a cambiar un poquito de mundo... Pero este texto la verdad que ha conseguido ganarse un lugarcito en mi corazón. Es el Poema de Gilgamesh, perteneciente a la epopeya sumeria del s. XXVII a. C. aproximadamente (sí, así de antiguo). Les dejo una pequeñísima parte en la que uno de los protagonistas llora la muerte de su amigo y se cuestiona acerca de la inmortalidad. Bello. Obviamente, no les voy a dejar la versión en "sumerio" o el que sea su idioma original, pues no se encuentra en mi lista de accesibles. Es como para sacarlo un poco a la luz, después les recomiendo que lo lean todo, es cortito, medio pesado quizá, pero sumamente interesante por su antigüedad.
Aquí va:
"Aquel que conmigo soportó todas las labo[res] - Enkidu, a quien yo amaba entrañablemente, que conmigo soportó todas las labo[res] - ¡Ha conocido el destino de la humanidad! Día y noche he llorado por él. No le entregué para que le sepultasen - Por si mi amigo se levantaba ante mi lamento - Siete días y siete noches, Hasta que un gusano se deslizó de su nariz. Desde su fallecimiento no encontré vida, He vagado como un cazador por en medio del llano. Oh cervecera, ahora que he visto tu rostro, No consientas que vea la muerte que constantemente temo."
La cervecera dijo a él, a Gilgamesh:
"Gilgamesh, ¿a dónde vagas tú? La vida que persigues no hallarás. Cuando los dioses crearon la humanidad, La muerte para la humanidad apartaron, Reteniendo la vida en las propias manos. Tú, Gilgamesh, llena tu vientre, Goza de día y de noche. Ecl 5:18 Cada día celebra una fiesta regocijada, ¡Día y noche danza tú y juega!) Procura que tus vestidos sean flamantes, Ecl 9:8-9 Tu cabeza lava; báñate en agua. Atiende al pequeño que toma tu mano,
¡Que tu esposa se deleite en tu seno! ¡Pues ésa es la tarea de la [humanidad]!"

Un saludo con el cariño de siempre,

Dido

domingo, 13 de septiembre de 2009

Exegi monumentum

Hoy les regalo (y a mí también ;D ) esta HERMOSÍSIMA Oda de Horacio. Quizá no sea la más rica líricamente hablando, ni tampoco la más larga (factores que en realidad no hacen a la belleza o no belleza del poema), pero sí es la que más profundo me llega a tal punto que se me erizan los pelos de los brazos cada vez que la recito o apenas oigo hablar de ella. ¿Por qué? Por que el hecho de que yo, una joven argentina, esté leyendo esta Oda en el año 2009, implica que cada una de las palabras que Horacio pronuncia son absolutamente ciertas. Esta Oda, que fue escrita alrededor del año 23 a.C. (no me pronuncio con certeza acerca de esta fecha, quedan invitados a corregirla), apela a la inmortalidad del poeta por el reconocimiento de su obra. Efectivamente, 2032 años después, seguimos leyendo su obra y reconocemos a Horacio como una gran poeta de la antigüedad. Bueno, no digo más así lo aprecian por ustedes mismos:

HORACIO - ODA III, 30

EXEGI monumentum aere perennius

regalique situ pyramidum altius,

quod non imber edax, non Aquilo impotens

possit diruere aut innumerabilis

annorum series et fuga temporum: 5

non omnis moriar multaque pars mei

uitabit Libitinam; usque ego postera

crescam laude recens, dum Capitolium

scandet cum tacita uirgine pontifex;

dicar, qua uiolens obstrepit Aufidus 10

et qua pauper aquae Daunus agrestium

regnauit populorum, ex humili potens,

princeps Aeolium carmen ad Italos

deduxisse modos. sume superbiam

quaestam meritis et mihi Delphica 15

lauro cinge uolens, Melpomene, comam.

Esta vez voy a romper con la costumbre y les voy a poner la traducción acá (la hice yo en Mayo del año pasado):

Llevé a término un monumento más perenne que el bronce

y más alto que el regio sitio de las pirámides

para que ni la voraz lluvia, ni el Aquilo desenfrenado

pueda derruir, ni aún la innumerable

serie de años, ni la fuga de los tiempos.

No moriré todo, y una [gran] parte mía

evitará a Libitina, yo, siempre joven

creceré por una alabanza futura, mientras al Capitolio

subirá con la silenciosa virgen el pontífice.

Se dirá que, por donde mete ruido el violento Áufido

y por donde Dauno, pobre de agua, reinó

sobre pueblso agrestes, desde humilde, poderoso [seré],

el primero en deducir el canto de los Eolios

a los metros itálicos. Asume el orgullo

obtenido por los méritos y a mí, con délficos

laureles ciñe benévola la cabellera, oh Melpómene.

Creo que habla por sí misma, no?, pero les dejo tres citas que me llaman especialmente la atención ( en el orden del poema):

· vv. 1-2 "aere perennius / regalique situ pyramidum altius" ---> "más perenne (per - annos) que el bronce y que el regio sitio de las pirámides" ---> Horacio es consciente, 2032 años atrás, que todo eso era sólo pasajero, efectivamente, las pirámides hoy son ruinas, ricas, desde luego, para el conocimiento de la historia, pero ruinas. La poesía de Horacio es tan poesía como era cuando él la compuso ;D

· v. 6 "non omnis moriar" ---> "no moriré todo" ---> efectivamente, no murió del todo, aquí tenemos una parte de él =D.

· v. 8 "crescam laude recens" ---> "creceré por una alabanza futura"

Como no podría faltar, les dejo mi recitación de la Oda, hecha muy rápidamente y leyendo el poema de internet (sin métrica marcada, para los que entienden) así que no de la mejor calidad, pero "algo es algo":


En fin, espero que puedan disfrutarlo tanto como yo lo disfruto.

Un abrazo con el cariño de siempre,

Dido

P.S.: Para vos CARIssima, que sé que sientes este poema tanto como yo ;P.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν

Hoy les regalo una oración muy hermosa. Es el primer himno dedicado a María y data aproximadamente del 250 de nuestra era. Originalmente escrito en griego fue traducido a numerosos idiomas. La versión latina que les dejo en el video data del s XI. Pongo una traducción al español, aunque, como suele suceder, no es la única que encotrarán dando vueltas por el mundo. Como siempre, la traducción queda en los comentarios.

¡Un abrazo grande, grande!

Ah, ¡feliz día a todos los profes y mastros!

Dido


La versión en griego se ve más o menos así:

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.


viernes, 4 de septiembre de 2009

Mito de Prometeo y Epimeteo - Según Protágoras en el homónimo diálogo de Platón.

"Era un tiempo en el que existían los dioses, pero no las especies mortales. Cuando a éstas les llegó, marcado por el destino, el tiempo de la génesis, los dioses las modelaron en las entrañas de la tierra, mezclando tierra, fuego y cuantas materias se combinan con fuego y tierra. Cuando se disponían a sacarlas a la luz, mandaron a Prometeo y Epimeteo que las revistiesen de facultades distribuyéndolas convenientemente entre ellas. Epimeteo pidió a Prometeo que le permitiese a él hacer la distribución "Una vez que yo haya hecho la distribución -dijo- tú la supervisas ". Con este permiso comienza a distribuir. Al distribuir, a unos les proporcionaba fuerza, pero no rapidez, en tanto que revestía de rapidez a otros más débiles. Dotaba de armas a unas, en tanto que para aquéllas, a las que daba una naturaleza inerme, ideaba otra facultad para su salvación. A las que daba un cuerpo pequeño, les dotaba de alas para huir o de escondrijos para guarnecerse, en tanto que a las que daba un cuerpo grande, precisamente mediante él, las salvaba.

De este modo equitativo iba distribuyendo las restantes facultades. Y las ideaba tomando la precaución de que ninguna especie fuese aniquilada. Cuando les suministró los medios para evitar las destrucciones mutuas, ideó defensas contra el rigor de las estaciones enviadas por Zeus: las cubrió con pelo espeso y piel gruesa, aptos para protegerse del frío invernal y del calor ardiente, y, además, para que cuando fueran a acostarse, les sirviera de abrigo natural y adecuado a cada cual. A algunas les puso en los pies cascos y a otras piel gruesa sin sangre. Después de esto, suministró alimentos distintos a cada una: a una hierbas de la tierra; a otras, frutos de los árboles; y a otras raíces. Y hubo especies a las que permitió alimentarse con la carne de otros animales. Concedió a aquéllas descendencia, y a éstos, devorados por aquéllas, gran fecundidad; procurando, así, salvar la especie.

Pero como Epimeteo no era del todo sabio, gastó, sin darse cuenta, todas las facultades en los brutos. Pero quedaba aún sin equipar la especie humana y no sabía qué hacer. Hallándose en ese trance, llega Prometeo para supervisar la distribución. Ve a todos los animales armoniosamente equipados y al hombre, en cambio, desnudo, sin calzado, sin abrigo e inerme. Y ya era inminente el día señalado por el destino en el que el hombre debía salir de la tierra a la luz. Ante la imposibilidad de encontrar un medio de salvación para el hombre, Prometeo roba a Hefesto y a Atenea la sabiduría de las artes junto con el fuego (ya que sin el fuego era imposible que aquélla fuese adquirida por nadie o resultase útil) y se la ofrece, así, como regalo al hombre. Con ella recibió el hombre la sabiduría para conservar la vida, pero no recibió la sabiduría política, porque estaba en poder de Zeus y a Prometeo no le estaba permitido acceder a la mansión de Zeus, en la Acrópolis, a cuya entrada había dos guardianes terribles. Pero entró furtivamente al taller común de Atenea y Hefesto en el que practicaban juntos sus artes y, robando el arte del fuego de Hefesto y las demás de Atenea, se las dio al hombre. Y, debido a esto, el hombre adquiere los recursos necesarios para la vida, pero sobre Prometeo, por culpa de Epimeteo, recayó luego, según se cuenta, el castigo del robo.

El hombre, una vez que participó de una porción divina, fue el único de los animales que, a causa de este parentesco divino, primeramente reconoció a los dioses y comenzó a erigir altares e imágenes a los dioses. Luego, adquirió rápidamente el arte de articular sonidos vocales y nombres, e inventó viviendas, vestidos, calzado, abrigos, alimentos de la tierra. Equipados de este modo, los hombres vivían al principio dispersos y no en ciudades, siendo, así, aniquilados por las fieras, al ser en todo más débiles que ellas. El arte que profesaban constituía un medio, adecuado para alimentarse, pero insuficiente para la guerra contra las fieras, porque no poseían el arte de la política, del que el de la guerra es una parte. Buscaban la forma de reunirse y salvarse construyendo ciudades, pero, una vez reunidos, se ultrajaban entre sí por no poseer el arte de la política, de modo que al dispersarse de nuevo, perecían.

Entonces Zeus, temiendo que nuestra especie quedase exterminada por completo, envió a Hermes para que llevase a los hombres el pudor y la justicia, a fin de que rigiesen en las ciudades la armonía y los lazos comunes de amistad. Preguntó, entonces, Hermes a Zeus la forma de repartir la justicia y el pudor entre los hombres: "¿Las distribuyo como fueron distribuidas las demás artes? Pues éstas fueron distribuidas así: con un solo hombre que posea el arte de la medicina, basta para tratar a muchos, legos en la materia; y lo mismo ocurre con los demás profesionales. ¿Reparto así la justicia y el poder entre los hombres, o bien las distribuyo entre todos?. "Entre todos -respondió Zeus-, y que todos participen de ellas; porque si participan de ellas sólo unos pocos, como ocurre con las demás artes, jamás habrá ciudades. Además, establecerás en mi nombre esta ley: Que todo aquel que sea incapaz de participar del pudor y de la justicia sea eliminado, como una peste, de la ciudad''.
_____________________________

-->¡Gracias Cari por compartirlo!<--
 
48
Created by OnePlusYou - Online Dating